martes, 1 de junio de 2010

Anatomic



Escucha el verbo del fin

al rasgar los trozos de mi piel enrojecida.


Mi paisaje está desnudo

de viaje en tu anatomía

soplando en sonidos

las cuerdas que me sueltan

del dolor

las huellas.


Exhálame

e iré hacia tus manos

como metáfora del viento.

6 comentarios:

  1. anabela, por un momento pense que era solo anna..
    esa imagen me recuerda mi sueño, mi mano sosteniendo sus dedos, y soltandolos despacito mientras me quedaba dormida.. a veces siento que mi deseo de amor no es mas que ese anhelo de protección.. como ese dormirme sabiendo que estaba siendo cuidada..
    terminando el capullo?

    ResponderEliminar
  2. En las crínes del viento galopan la pasión y el fuego, desenrollando los celajes azules...

    ResponderEliminar
  3. yo deseo unas manos hace rato...


    ufff en mis adentros sobra la sensibilidad, supongo que es cierto, habrá a quienes no les llegue las cosas que escribo, a veces son muy simples, pero bueno, después de todo, es lo que a mi me sale, a algunos a veces los toco.

    un beso anna!
    nos vemos genia... muaaa!

    ResponderEliminar
  4. el secreto está en el viento?

    beso*

    ResponderEliminar
  5. De oscuridad traslucida, de figura brillante.
    Son los pasos, las espermas y los brazos.

    Brava

    ResponderEliminar
  6. La aleta del viento, delfín verbal, abre esclusas para remontarnos en su estela.

    Hermosísimo Ana.

    ResponderEliminar