domingo, 3 de abril de 2011

Eternidad


Abrazar el sigilo,

el modo más audaz de invocarte,

de convocarte

a la fiel velada donde el cuerpo

es el signo que no muere.


Morder el silencio,

para que nuestros bordes confluyan

sin sus crisálidas.


Nada más

que soltar el instante latiendo,

dar vuelo

y sentir entre las ruinas

el ciclo que renace.

8 comentarios:

  1. delicioso
    simplemente eso


    mil besos*

    ResponderEliminar
  2. La palabra, como la vida, exige ser abandonada, para completarse. Alcanzando plenitud, de nuestras imposibilidades. ¡Oh, cuánto no vemos en donde no vemos nada! Tan solo el anonimato llega a ser ala. Escapando al peso de la crisálida. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada, te sigo espero que tu también me sigas byeee :)

    ResponderEliminar
  4. todo es muerte y renacimiento... eterno fluir

    ResponderEliminar
  5. ciclotimia constante cuando el sol amances y la luna anochece, eternidad efímera, elocuente morir, para despues vivir

    hermoso poema!!!

    bye

    ResponderEliminar
  6. hermoso, y que bonito suena, y que bonito me vendría ahora...

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema! Renacimiento, un simple y complejo suceso que demuestra brillo y esperanza de lo mejor... Un beso gigante! Mucha luz y bendiciones!

    ResponderEliminar