miércoles, 11 de julio de 2012

Lunar



No basta imaginar la luz
para extasiarse
sino habitarla.

No basta pretender el tiempo,
para invocar al olvido.

Ser la melodía que no tiene letra,
el café con leche por la mañana,
los vidrios empañados por la lluvia,
el fuego desanudando el espacio.

Convocar a puertas abiertas,
el despido de los mapas gastados.


5 comentarios:

  1. Apuesto por este nuevo cambio de estilo, una buena forma de abrir puertas también y conectarse con uno mismo a través de la poesía.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta habitar la luz y formar parte de ella.
    Toda unas invitación!

    =) HUMO

    ResponderEliminar
  3. Esta poesía es para las almas tímidas como la mía...
    una gran motivación.

    Besos mentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y que cada palabra, sea una llave! graciaas! :)

      Eliminar