lunes, 20 de septiembre de 2010

Anónima

Deshabitada,

soy el espacio

que fecunda nuestras auras,

el seno de la dualidad

desvistiendo sus vórtices de paisajes blancos.


Absorta en las palabras,

la noche ya no es ausencia,

sino lejos de tus manos.


Y tu voz es el tacto insospechado,

la señal invertida,

la luz que desata mi reflejo

en el dibujo del destino.

5 comentarios:

  1. Hermoso poema. Intenso...lleno de escenas y escenarios donde el amor es el protagonista y el público.
    Me gustó mucho!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta sensación de enamoramiento! Te veo siendo el río!!

    ResponderEliminar
  3. un claroscuro que revalsa en alegría..

    hermoso poema...

    unbeso

    ResponderEliminar
  4. Alotrópica, como el éter. Incandescente, como el agua. Infinita como la mariposa, así eres.

    ResponderEliminar